Cómo es el proceso de restaurar una pintura al óleo

 

Las pinturas al óleo han existido por siglos. Con el tiempo, una pintura al óleo tiende a envejecer y desgastar. La restauración de pinturas al Oleo implica el retoque y reparación de las áreas dañadas para que luzcan mejor. Vamos a ver el paso a paso de una restauración. ¡Comencemos!

restauracion de pinturas

Restauración de pinturas: ¿Qué es?

¿Qué es la restauración de pinturas? La restauración de cuadros antiguos o dañados se refiere al tratamiento que se le hace a un cuadro para mejorar su estética. Algunos de ellos pueden ser:

  • Eliminación de suciedad superficial, como polvo, hollín o humo.
  • Eliminación y reemplazo de barniz envejecido, amarillento o descolorido.
  • Reemplazo de secciones faltantes de pintura o del óleo cuarteado.
  • Reparación de daños en la pintura, como rasgaduras y agujeros en el lienzo.

Cómo es el proceso para restaurar una pintura al óleo

Si en algún momento un cliente te pide para restaurar un cuadro, o simplemente quieres probar por tu cuenta para adquirir experiencia, hoy te traigo los pasos que debes seguir para realizar este trabajo.

Paso 1. Desmontar el lienzo

Debemos en primera instancia, y si el daño es importante, retirar el lienzo del bastidor. Esto hace que el proceso de restauración sea mucho más fácil, ya que se puede trabajar en el lienzo con mucha más facilidad.

Antes de desmontar el lienzo, debes prestar atención al estado del bastidor y tensado del lienzo al mismo. ¿Tiene mucho movimiento? De ser así, hay que evaluar la posibilidad de recambio o de un mejor tensado luego del proceso de restauración.

Paso 2. Limpieza

Luego seguimos con la limpieza. Utiliza un paño suave para limpiar el polvo que pudiera haberse asentado en la superficie de la pintura. También puedes utilizar un pincel fino para quitar el polvo y la suciedad ubicada en grietas dentro de la textura de la pintura.

Aspira la parte posterior de la pintura también eliminando el polvo, para poder trabajar con el lienzo totalmente limpio. Y más aún si la pintura está rajada o rota en algún sector, ya que se deben realizar reparaciones por detrás.

Si notamos que el daño de la pintura es producto de haber estado en un ambiente con mucha humedad, se debe dejar entonces el cuadro en un lugar con muy buena ventilación para revertir esta situación y poder luego comenzar a restaurar.

Paso 3. Eliminación del barniz

Ya con la pintura limpia y seca, ahora le toca el turno a la eliminación del barniz protector. Consulta en la tienda de arte donde compras tus materiales, qué te recomiendan para realizar esta tarea.

Realiza esto con mucho cuidado y muy minuciosamente, teniendo especial atención en no dañar la pintura subyacente. Puedes realizar este delicado proceso empapando el diluyente en un trozo pequeño de algodón, y ayudado de una lámpara UV que hará brillar el barniz.

Paso 4. Reparar lienzo dañado

Una vez retirado el barniz, (y si el lienzo está agujereado) el siguiente paso es la aplicación de nuevo lienzo en la parte posterior de la pintura, para reparar esas roturas o agujeros. Si el daño es grande, es conveniente aplicar toda una pieza de tela en la parte posterior.

Si el lienzo no está roto o con agujeros, pero si tiene faltantes de pintura al óleo producto del paso del tiempo, se debe realizar un estucado, que consiste en la aplicación (sólo en las partes deterioradas) de pasta de relleno o masilla de alisado. Luego de secado, se lija con mucho cuidado.

Paso 5. Retocar con óleo

Comenzamos ahora con el retoque de óleo en las diferentes partes dañadas. Debes tomarte tu tiempo para igualar el color, ya que, si por apresurarte no obtienes el color lo más similar posible, estarás estropeando todo el proceso para restaurar el cuadro.

Lo mismo ocurre con las pinceladas. Se debe observar detenidamente como el artista las realizó, para nosotros copiar el mismo procedimiento y pintarlas de la misma manera.

Paso 6. Terminaciones

De esta forma, ya sabes como restaurar un cuadro viejo, un oleo cuarteado o cualquier otro daño en la pintura. Las zonas arregladas del mismo una vez terminado el proceso de restauración, serán muy difíciles de percibir para quienes no sepan que estuvo dañado, y apunten su mirada al punto focal de la obra.

Si al comenzar debiste retirar la tela, ahora debes nuevamente colocarla en el bastidor, tensando lo necesario de igual manera que cuando comienzas tu propia obra.

Por último, y ya transcurrido el tiempo ideal de secado, volver a barnizar para dar por terminado el trabajo.

Conservación y restauración de pinturas al óleo

La conservación es la prevención del deterioro de las pinturas al óleo. La restauración, es la renovación devolviendo a la pintura a su estado original lo más parecido posible.

La restauración, por su parte, utiliza muchas técnicas de conservación. Por eso, en algunos casos los restauradores prefieren referirse a su trabajo como conservación, debido a la forma en que hacen el trabajo.

Sin embargo, en los museos, la conservación se mantiene más cerca de su verdadero significado. Realizan investigaciones para revertir el daño, y ralentizar el deterioro de sus pinturas.

Las pinturas de propiedad privada, rara vez reciben una atención de tan alta calidad. Sólo cuando se llevan a un estudio de conservación o restauración de una pintura, ya producto del daño causado.

Ir arriba