Cómo es el proceso de restaurar una pintura al óleo

restaurar

Las pinturas al óleo han existido por siglos. Con el tiempo, una pintura al óleo tiende a envejecer y desgastar.

.

Restaurar una pintura al óleo implica el retoque y reparación de las áreas dañadas para que luzcan mejor.

.

Si en algún momento un cliente te pide para restaurar una pintura, o simplemente quieres probar por tu cuenta para adquirir experiencia, hoy te traigo los pasos que debes seguir para realizar este trabajo.

.

Primeros pasos para restaurar la pintura.

.

Debemos en primera instancia, y si el daño es importante, retirar el lienzo del bastidor. Esto hace que el proceso de restauración sea mucho más fácil, ya que se puede trabajar en el lienzo con mucha más facilidad.

.

Luego seguimos con la limpieza. Utiliza un paño suave para limpiar el polvo que pudiera haberse asentado en la superficie de la pintura. También puedes utilizar un pincel fino para quitar el polvo y la suciedad ubicada en grietas dentro de la textura de la pintura.

.

Aspira la parte posterior de la pintura también eliminando el polvo, para poder trabajar con el lienzo totalmente limpio. Y más aún si la pintura está rajada o rota en algún sector, ya que se deben realizar reparaciones por detrás.

.

Si notamos que el daño de la pintura es producto de haber estado en un ambiente con mucha humedad, se debe dejar entonces el cuadro en un lugar con muy buena ventilación para revertir esta situación y poder luego comenzar a restaurar.

.
Seguimos con el proceso de restauración.

.
Ya con la pintura limpia y seca, ahora le toca el turno a la eliminación del barniz protector. Consulta en la tienda de arte donde compras tus materiales, qué te recomiendan para realizar esta tarea.

.

Realizar esto con mucho cuidado y muy minuciosamente, teniendo especial atención en no dañar la pintura subyacente.

.

Una vez retirado el barniz, el siguiente paso es la aplicación de nuevo lienzo en la parte posterior de la pintura, para reparar roturas y agujeros. Si el daño es grande, es conveniente aplicar toda una pieza de tela en la parte posterior.

.

Comenzamos ahora con el retoque de óleo en las diferentes partes dañadas. Debes tomarte tu tiempo para igualar el color, ya que si por apresurarte no obtienes el color lo más similar posible, estarás estropeando todo el proceso para restaurar el cuadro.

.

Lo mismo ocurre con las pinceladas, se debe observar detenidamente como el artista las realizó, para nosotros copiar el mismo procedimiento y realizarla de la misma manera.

.

De esta forma, estaremos logrando restaurar el cuadro. Y las zonas dañadas del mismo una vez terminado el proceso de restauración, serán muy difíciles de percibir para quienes no sepan que estuvo dañado, y apunten su mirada al punto focal de la obra.

.

Si al comenzar debiste retirar la tela, ahora debes nuevamente colocarla en el bastidor tensando lo necesario de igual manera que cuando comienzas tu propia obra.

.

Por último, y ya transcurrido el tiempo ideal de secado, volver a barnizar para dar por terminado el trabajo.

.

.

.