Consejos para decorar habitaciones con cuadros pintados

Decorar las paredes de tu hogar u oficina con obras de arte, (en este caso con cuadros pintados a mano) no es una simple forma de llenar espacios vacíos, va mucho más allá. Y para ello vamos a ponernos en escena.

Tienes el mobiliario perfecto y está ubicado en su correcto lugar. Las plantas y otros elementos reflejan el sentido de la estética. Pero tu sentido común te dice que hay algo que falta, algo que sin ser el punto focal sirva para que realce el entorno y su conjunto.

Lo que falta es una de las piezas más importante en la decoración. No hay duda alguna de que la influencia que tienen los cuadros en su entorno y en los espacios “es vital”. A continuación compartiremos contigo algunos consejos para que la decoración con arte te quede como si fueras un experto en la materia. Y si necesitas más info, te aconsejo visitar comodecoramos.com

aprender a pintar oleo

Primer paso: Elegir la pieza de arte

La elección de la obra de arte además de ser el lógico primer paso, debe ser tomado como un paso muy importante, ya que el futuro de la decoración depende de él. Debemos adquirir no sólo una obra que nos agrade, sino también una que no desentone y armonice con todo lo que tendrá a su alrededor.

Hay muchas piezas disponibles entre las cuales elegir. Además de lo ya mencionado, tenemos que tener muy presente que es lo que queremos transmitir con ella. Tal vez una sensación de calma, paz, o de mucha felicidad, son importantes para tener en cuenta el entorno y principalmente los colores.

Y el tamaño también importa. Acá se debe tener claro el lugar donde será colgada. Lo que quede por debajo y a los costados inmediatos entran también en juego, por lo que antes de comprar un cuadro tenemos que entender su entorno para que la pieza de arte resalte en su justa medida.

Segundo paso: El lugar donde colocarla

Si elegir la obra era un paso importante, al hecho de colgar un cuadro no debemos restarle la importancia que merece. A esta altura ya tenemos que tener en claro todos los puntos anteriores.

Debemos tener presente que en ocasiones habrá que colocar más de un cuadro para dar un mejor balance visual. Si bien esto mejora el entorno y su conjunto, se debe dejar el espacio necesario entre las obras para darles el espacio ideal a cada una, y que resalten de forma individual pero sin salir fuera de contexto.

Salvo que el tema de la decoración lo requiera, es mejor menos que más. Colocar demasiadas obras juntas puede no ser bueno, y en caso de hacerlo lo ideal sería jugar con diferentes medidas, para lograr disminuir la sensación geométrica que no agrada a la vista y no aporta ningún valor.

La altura ideal para colgar

Otro punto de importancia. No es lo mismo la altura si el cuadro va encima de un escritorio que de un sofá. De todas formas, debemos evitar que queden escondidos detrás de otros elementos de la habitación. Acá también entran en juego el tema de altura de los techos.

Por lo general, la altura ideal sería a la vista del espectador. Esta regla se rompe muchas veces dependiendo de la altura de los techos. Podemos lograr reducir o aumentar la sensación de altura, colocando a más o a menos altura los cuadros.

Los colores del entorno

Al adquirir la obra, tuvimos en cuenta el entorno y sus colores dominantes. En este paso si algo no combinara, tendríamos que decidir que sacrificar o cambiar de lugar en la decoración para cambiar y armonizar. El color de las paredes, si son pisos de madera o el color de las alfombras, todo influye con el resto de la decoración.

En el caso de alfombras, siempre es conveniente contrastar con las paredes, independientemente de los otros objetos. Si tenemos una alfombra de color oscuro, las paredes deberían ser de color claro, y a la inversa si las paredes son oscuras.

Antes de colgar una o varias piezas, lo ideal es tener la opinión de más de una persona de la familia. Para ejemplificar y aunque pueda parecer absurdo, mientras una persona sostiene el cuadro otras lo pueden mirar e intercambiar opiniones, para que la tarea resulte más sencilla. “Cuatro ojos ven mejor que dos” en este caso aplica muy bien.

Esperamos que con estos consejos, la próxima decoración con cuadros te quede como un experto, sea que la realices  en tu hogar como en tu oficina.

  

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *